El Partido Popular de Valladolid defiende el mantenimiento de las plantaciones de chopo en la Cuenca del Duero que el Gobierno de España pretende prohibir

Fecha: 
18 Oct 2021

Foto de Alfredo Miguel Romero. CHOPERA DE BOCOS. (Licencia CC 2.0)En Valladolid, esta medida afectará a un total de 1.102 hectáreas.

El Partido Popular de Valladolid defiende el mantenimiento de las plantaciones de chopo en la Cuenca del Duero que el Gobierno de España pretende prohibir. Con este fin, el Grupo Parlamentario Popular presentó en las Cortes de Castilla y León una Proposición No de Ley para la defensa de estas plantaciones, que fue aprobada por el pleno el pasado 6 de octubre. De este modo, se persigue salvaguardar 1.200 empleos, asociados a la gestión de estas masas, así como a su transformación industrial, en una de las zonas más despobladas de España como es nuestra Comunidad, y una pérdida económica que alcanzaría los 23 millones de euros anuales.

De toda su extensión superficial, el 98,25% de la cuenca hidrográfica del Duero pertenece a la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Este dato demuestra que la identidad de Castilla y León está estrechamente ligada a la Cuenca del Duero, sobre todo en lo relativo a las características paisajísticas, sociales, culturales y económicas de nuestros municipios.

El Grupo Popular solicitó en su propuesta de resolución que la Confederación Hidrográfica del Duero se replantee su posición en este sentido ya que, actualmente, lo que se recoge en el Plan Hidrológico de la Cuenca Duero 2022-2027 es que, “con carácter general, no se permitirán las plantaciones de cultivos arbóreos (plantaciones de variedades monoclonales en marcos regulares) en el cauce de los ríos”.

En Valladolid, esta medida afectará a un total de 1.102 hectáreas, lo cual supondrá un impacto económico negativo de casi 48.000 euros y la pérdida de varios puestos de trabajo. 

Para el Partido Popular de Valladolid, esta medida no puede entenderse y menos compartirse en el contexto en el que nos encontramos, esto es, de lucha contra la despoblación. La prohibición de las plantaciones de chopos en la inmensa mayoría de los terrenos de ribera de la Cuenca del Duero va a incidir negativamente en la economía y el empleo de las áreas rurales de Castilla y León y de Valladolid. Se trata por lo tanto de una medida que genera abandono y confrontación, sin aportar ningún beneficio, ni siquiera ambiental, sostienen los populares vallisoletanos.