EL PARTIDO POPULAR DE VALLADOLID CONDENA LA CELEBRACIÓN DE UN ACTO A FAVOR DE LOS CONDENADOS POR DAR UNA PALIZA A DOS GUARDIAS CIVILES EN ALSASUA

Fecha: 
08 Jun 2018
Lugar: 
Valladolid
  • Los populares denuncian la celebración del acto en una ciudad que siempre ha demostrado su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las víctimas del terrorismo y su compromiso con la libertad y la unidad de España.
  • El acto organizado por la “Plataforma ciudadana en defensa de las libertades” tendrá lugar esta tarde en “La Casa de las palabras” del sindicato CGT.

El Partido Popular de Valladolid denuncia la celebración en las instalaciones del sindicato CGT del acto organizado a favor de los condenados por agredir brutalmente a dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua.

El colectivo “Plataforma ciudadana en defensa de las libertades de Valladolid” es el promotor de este acto en una ciudad como Valladolid que es seno del respeto a las libertades, la defensa de las víctimas y la condena del terrorismo.

Los convocantes, entidades próximas a la extrema izquierda, pretenden ensalzar a un colectivo que defiende a los condenados por “delitos de atentado a los agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas con las agravantes de abuso de superioridad y de odio” para los que la Fiscalía llegó a pedir penas de hasta 62 años de cárcel por una agresión que fue calificada como “terrorista y fascista en estado puro”.

Actos como éste no hacen sino alentar y justificar la violencia en un Estado de Derecho como es España. La convocatoria pone de manifiesto los intereses de algunos por justificar y ensalzar las agresiones sufridas por los verdaderos defensores de la libertad y víctimas inocentes de su barbarie.

Los populares vallisoletanos reiteran su total apoyo y solidaridad con las víctimas del terrorismo y sus familiares y rechazan tajantemente iniciativas de estas características en la ciudad de Valladolid.

La Audiencia Nacional condenó a los ocho acusados de la brutal paliza a los guardias civiles y sus parejas a penas de entre 2 y 12 años de prisión.