18 de Octubre de 2017

El Diputado por Valladolid, Tomás Burgos participa en la Interparlamentaria del PP, celebrada en Gran Canaria

Volver compártelo Versión imprimibleEnviar a un amigo
16/10/2010
TOMÁS Burgos analizó el actual sistema de pensiones y su futuro.

Las pensiones son el mayor exponente de la política fracasada, ineficaz e insostenible que representa el PSOE.

Las pensiones son el ejemplo de cómo se han deteriorado en este país derechos adquiridos, compromisos contraídos y acuerdos suscritos por todos.

Las pensiones son hoy el territorio sobre el que planean dos modelos de gestión, dos políticas, dos métodos de construir y sostener progreso y solidaridad.

PP: Seguridad Social fuerte, saneada, sostenible y socialmente estimada.

PSOE: Seguridad Social en déficit, con recortes económicos y de derechos, inviable y con fisuras en la legitimidad del sistema.

Las pensiones son la política social por excelencia. No implica una mera asignación de recursos económicos. Es un mecanismo de transferencias económicas intra/intergeneracional; es un contrato entre generaciones, basado en la confianza (yo aporto hoy para otros, otros aportarán para mi) que es el aval de mis cotizaciones.

La quiebra de esa confianza pone en riesgo el sistema de reparto.

La mayor amenaza sobre el sistema no es la demográfica, ni la económica. Es el deterioro de esa confianza en las bases del sistema. Es llegar a hacerlo poco creíble en sus garantías de futuro.

Las pensiones son la parte de las cuentas públicas cuantitativamente más relevante del presupuesto. Todo un subsector económico, con contabilidad separada y diferente de los PGE. Para 2011 el presupuesto total de la Seguridad Social alcanza la cantidad de 124.416,61 millones de euros, con un incremento del 3,2% respecto a 2010. El gasto en pensiones contributivas alcanza los 99.089.680 millones de euros, cerca de un 10% del PIB (la Sanidad Pública ronda los 65.000 millones).

Su importancia es incuestionable y las decisiones que se tomen sobre este sector inciden de forma notable sobre el tejido social.

Las pensiones son el mayor colchón de seguridad del Estado del Bienestar, cubriendo no sólo las contingencias de jubilación (5.153.000) sino otras muy diversas, hasta alcanzar los 8.690.000 pensionistas en España. Protegen y aseguran. Generan tranquilidad y cohesión social. Operar sobre ellas exige alto grado de acuerdo y consensos básicos políticos y sociales. Su repercusión sobre otros factores de la vida económica (consumo, ahorro, actividad, recursos...) son innegables.

Nadie como el PP para establecer un compromiso claro, firme, en defensa de nuestros pensionistas. No cabe ninguna duda al respecto. Nos ha de distinguir la gestión acertada, pero eso sólo es un instrumento al servicio de objetivos sociales que hoy más que nunca nos coloquen del lado de la gente.

Los objetivos:

  • El sostén económico (sostenibilidad dicen los snobs).
  • La mayor correspondencia entre aportaciones y prestaciones.
  • La solidaridad que no encubre discriminaciones ni usos interesados.
  • La equidad: elemento clave de cualquier modificación de las normas.
  • Una protección social sostenible y legitimada socialmente. Estos presupuestos confirman el deterioro de la protección social.

Se produce una reducción de las cotizaciones de desempleados en 1.000 millones de euros, lo que implica un -8,4%. Ello significa que a similar número de desempleados la protección disminuye confirmando que va a haber muchos desempleados contributivos (se estima que pueden ser más de 600.000) que se van a convertir en no contributivos, con lo cual perderán poder adquisitivo, pero lo peor de ello es que dejarán de cotizar en muchos casos (salvo los que enlacen con el subsidio para mayores de 52 años) y de generar derecho de pensión para el futuro. Las bases de cotización van a disminuir como consecuencia del deterioro de las prestaciones.

La gente ha de reconocer los principios que sustentan el sistema, hacerlos suyos y reclamar su cumplimiento.

En definitiva, estos Presupuestos no se orientan por un camino de sostenibilidad económica sino que responden a la necesidad del Gobierno de ofrecer una imagen edulcorada de la Seguridad Social. Estos presupuestos sólo tienen un objetivo: hacer pasar por positivas lo que son unas cuentas claramente deslizadas hacia el déficit del sistema. Para ello el Gobierno recurre a todo tipo de medidas y argucias, que el PP rechaza por inadecuadas, injustas y perjudiciales para el conjunto de la sociedad.

Mujeres en Igualdad Fundación Humanismo y democracia Fundación FAES Nuevas generaciones Partido Popular Valladolid - Calle Alcalleres 1, 1º
47001 - Valladolid - Tel:983 35 08 00 - Fax:983 33 11 44